Cómo trabaja el generador ClO2

Proceso de preparación electroquímica del dióxido de cloro (ClO2 ) y sus aspectos

Con cualquier preparación del ClO2 en casa usamos como materia prima el clorito de sodio, solución del 24,5% aprox. Sin embargo, el problema fundamental es la pureza del clorito de sodio que oscila alrededor del 80% en el clorito de sodio disponible en el mercado. Naturalmente que esta “pureza” es para los fines iniciales - por ej. blanqueado de papel o sustancias - del todo suficiente, para “otros” fines es, sin embrago, del todo insuficiente. Si preparamos el dióxido de cloro (ClO2 ) del clorito de sodio técnico por vía química – con la actuación de los ácidos o bisulfato de sodio – la pureza del producto es directamente proporcional a la pureza de los materiales de partida. Otro hecho muy importante con esta forma de producción del dióxido de cloro es la generación de subproductos. Y es que el ClO2 no se produce directamente, sino con la siguiente descomposición del ácido cloroso generado. 

En la química preparativa se emplean dos métodos de síntesis ClO2 – la vía de cloro – que, sin embargo, por motivo del cloro empleado para la preparación doméstica es inadecuada, y el segundo – la vía electroquímica – electrolisis de la solución acuosa del clorito de sodio. 

Con la electrolisis actuamos sobre la solución del clorito de sodio con la corriente eléctrica exactamente ajustada, produciéndose así la descomposición pura y directa del clorito de sodio sin reacciones secundarias y sin usar ningún “activador”. 

Mediante la electrolisis sencilla se obtiene la pureza del dióxido de cloro alrededor del 99%. Sin embargo, si conoce los detalles, ajustará las condiciones del proceso de electrolisis sobre el llamado grado óptimo, con lo cual ya no se trata de una electrolisis sencilla, sino de un dispositivo muy específico que produce el ClO2 de una pureza insólita – el 99,99%. La enorme diferencia en la pureza resultante del ClO2 es considerada por personas no especializadas como poco significante. No obstante, si considera a su cuerpo como algo que es único e irremplazable, entonces no hay discusión. Cuando alguien le ofrece dos tomates, uno de ellos revolcado en estiércol líquido y otro bien lavado en agua potable, ¿cuál de los dos elegirá? 

Con la producción electrolítica del ClO2 hay que asegurarse de que en la electrolisis no participaron las impurezas presentes en el clorito de sodio. Y justo de esto nos encargamos en el estudio y desarrollo de nuestro generador de ClO2 – mediante largos y agotadores experimentos seguidos de análisis de laboratorio, incluidos los procesos completamente nuevos de estos análisis. El resultado fue el grado óptimo, como lo habíamos llamado en el desarrollo. Cada generador ClO2 ofrecido por la empresa Jaclab s.r.o. está configurado sobre este grado óptimo del control de salida. Así, cada cliente puede producir en su casa de una forma muy sencilla el ClO2 que ahora está disponible.

Todo lo descrito arriba podría ser objeto de una patente totalmente nueva. Sin embargo, no vamos a solicitarla. Tras la consulta con juristas, especialistas en el derecho de patentes, llegamos claramente a la opinión de que no vamos a aplicar la patente sobre nuestro generador. ¿Estáis preguntando por qué? Porque en la presentación de la solicitud de patente tendrá que estar totalmente aclarada la función y el principio de la patente en cuestión.  Y con ello debe “descubrir” aquello que ha estado inventando durante meses y años, financiando y lanzado al mercado. 

 Copiar el principio del generador no es nada sencillo... Conforme con la configuración exacta de las distancias de los electrodos, el material de la membrana, el material de los electrodos, la capacidad del generador, las relaciones inversas sobre el contenido del generador con la configuración de la electrónica... No es un dispositivo muy sencillo, aunque a primera vista de un no profesional puede parecerlo. 
Por el contrario, el control del generador es muy sencillo, se hará con él (siempre y cuando observe las instrucciones del manual del dispositivo) cada persona de inteligencia media.

 En cuanto los clientes se enteren de como trabaja este generador, que pueden tener preparado todos los días un baño en agua desinfectada, que con este generador no tienen que temer a usar de forma prolongada el dióxido de cloro... Que con este dispositivo pueden tener también, por ejemplo, una piscina o jacuzzi completamente puros y beneficiosos para la salud... Empieza una nueva etapa en el uso del dióxido de cloro.

Es posible que este hecho aún hoy no sea apreciado por mucha gente. No obstante, se trata de un producto esencial cuya aportación puede significar grandes cambios en muchos sectores de la actividad humana. Todos los estudios realizados tanto sobre animales, como sobre personas eran realizados con el dióxido de cloro puro de laboratorio. ¡Éste lo puede producir ahora por primera vez en toda la historia humana en su casa! 

¿Qué es lo que ocurre en el generador ClO2 cuando activamos la alimentación? 

Después de conectar el generador a la fuente de  energía eléctrica (adaptador 230 V, banco de energía, alimentación 5V...), empieza a “gruñir” el motor de aireación, de la boca de salida (B) debajo del electrodo de platino salen burbujas de aire y asimismo empiezan a soltarse burbujas del extremo del tubo que está introducido en la botella con agua destilada, por ejemplo, designada para captar el dióxido de cloro. En los alrededores del electrodo de platino en el generador (ánodo) observamos inmediatamente la generación del ClO2 como un velo de color marrón oscuro. Si llegáramos a utilizar una solución del dióxido de cloro totalmente pura, durante un tiempo muy corto se produciría la saturación del agua destinada a la disolución con el dióxido de cloro. Sin embargo, aquí nos encontramos con una pequeña complicación que el contenido del hidróxido de sodio (entre otros) en el clorito de sodio técnico. Pero este hidróxido contenido no complica sólo la preparación electroquímica del ClO2, sino que participa de forma muy activa (lo cual es del todo indeseable) en cualquier vía química de preparación. Y como el contenido del hidróxido no se puede determinar con precisión, lógicamente tampoco se pueden dosificar con precisión los distintos químicos al usar los “activadores”. En la preparación electroquímica el contenido exacto del hidróxido no nos limita demasiado, siendo más o menos insignificante, sólo se acortará o prolongará el tiempo necesario para iniciar el máximo rendimiento del generador ClO2. Y es que el dióxido de cloro que se va generando tiene que neutralizar en primer lugar el hidróxido presente.

 Esto, dependiendo de su contenido en cada uno de los lotes de clorito, podría tardar hasta una hora. Pasado este tiempo la solución alrededor del ánodo (anolito) ya no contiene ningún hidróxido. Ahora el anolito se encuentra lo suficientemente saturado con el dióxido de cloro, produciéndose su liberación intensiva del tubo de salida marcado con “ClO2”. Este “arranque” del generador no es brusco, sino paulatino. Esta fase dura de 30 a 60 min. 
Las condiciones de trabajo elegidas están configuradas de tal forma que en una hora de servicio se liberan aproximadamente 2,5 g de ClO2. De esta forma en una hora se creará la concentración alrededor de 2500 ppm en un litro de agua. El pleno rendimiento del generador según el contenido del electrolito es de 10 horas como máximo. Pasado este tiempo la producción se reduce porque la mayoría del clorito de sodio está agotada y el anolito contiene generalmente sustancias que ya no participan en la electrolisis, sobre todo el cloruro de sodio. 

Si después de expirar este tiempo dejamos el generador encendido otras 8 horas, extraeremos del resto del clorito un litro de solución con la concentración de alrededor de 3000 ppm. El proceso se puede dar por absolutamente terminado en el momento en el que el color del anolito es significativamente más claro que durante la actividad con pleno rendimiento. Después hay que cambiar el relleno del generador. 

Al igual que es poco saludable beber a largo plazo el agua con cloro, es también prácticamente inadmisible el uso prolongado del dióxido de cloro impuro. En cuanto tenga activado el generador, lo podrá apagar en cualquier momento y volver a encenderlo – con el mismo relleno. Por lo tanto no es necesario dejar correr el generador por ejemplo durante ocho horas sin cesar. Cuando necesite dióxido de cloro fresco y super puro, activará el generador y en un par de minutos lo tendrá a su disposición. Todos los estudios realizados tanto sobre animales, como sobre personas se hicieron con el dióxido de cloro puro de laboratorio. ¡Éste lo puede producir ahora por primera vez en toda la historia humana en su casa! 

 

navigation